Campaña sucia intenta convencernos de que McCain es descendiente de Caín

El candidato republicano John McCain, único sucesor digno del benefactor de la humanidad, George W. Bush, con quien aparece abrazado en la gráfica, no es descendiente de Caín, a pesar de que el apellido podría sugerirlo.

Así lo dieron a conocer desde el comando de campaña del senador McCain, en una rueda de prensa que pretendía salirle al paso a los rumores infundados.

"¿Cómo puede alguien que siempre ha estado del lado de la libertad, que siempre ha combatido a los despreciables izquierdistas de los EEUU y del resto del mundo, ser descendiente de Caín?", expresaba el vocero del comando de campaña de McCain, John Weaver. "Tenemos un candidato de lujo, un héroe de guerra, que es lo que necesita este país. Nuestra política de recuperación nacional necesita más líderes, por eso seguiremos con la política de guerra por la paz, y así poder producir los líderes que necesitamos", expresó Weaver, interrumpido continuamente por las expresiones de júbilo de los asistentes.

En medio de la rueda de prensa hizo su aparición el senador McCain, precedido por un magnífico espectáculo de 10 minutos de fuegos artificales inspirados en el colorido que emiten las bombas de racimo y las de fósforo blanco. Inmediatamente apareció George Bush al que MacCain abrazó en un emotivo gesto, momento que quedó inmortalizado en la gráfica del gordo Sánchez. Los aplausos de los asistentes tuvieron una duración de otros 10 minutos, antes de que el senador pudiera comenzar a hablar.

El senador McCain expresó que no podían hacerse esas temerarias sugerencias en contra de su persona, habida cuenta de su historial como soldado en Vietnam. "¿Saben a cuántos malditos vietnamitas rojos tuve la suerte de aniquilar, con la ayuda de Dios, antes de caer como prisionero?", le preguntaba McCain a su audiencia mientras Bush asentía, "algún día, cuando ya no haya rojos sobre la faz de la tierra, comprenderán realmente el alcance de nuestros actos humanitarios".

McCain concluyó diciendo que "si quieren encontrar descendientes de Caín, deben buscar entre los candidatos cuya piel es de otro color", una expresión poética cuyo verdadero significado tenemos que buscarlo en el contenido metafísico de la hermosa propuesta republicana.

De modo que podemos estar seguros de que nuestro próximo gran presidente, con el favor de Dios, no tiene sangre demoníaca en sus venas, y que nuestra gran nación podrá mantener su política de exportación de amor y bondad a todos los pueblos rebeldes de la tierra.

Campaña sucia intenta convencernos de que McCain es descendiente de Caín
Promedio: 5 (1 voto )