Hans Wuerich mostró al mundo el calibre de los argumentos de la oposición pacífica

La oposición venezolana tiene al fin un respiro ante tanta presión de la feroz dictadura de Maduro, porque apareció como Dios lo trajo al mundo de entre el humo de los gases lacrimógenos, de entre los escombros de las guarimbas pacíficas y delante de las tanquetas asesinas, como el Ave Fénix, el valiente Hans Wuerich, ataviado con un koala, una biblia y un argumento casi imperceptible.

Todos creían que lo que veían era el efecto del baño en El Guaire, pero no fue así. Aquel fenómeno era al natural.

Hans gritaba, lloraba, se meó en la tanqueta, le mostró el piri recontra piripicho a los guardías nacionales y en vista de que no lo metieron preso caminó poseído por cosas, de esas que usa Freddy Guevara y Henrique Capriles y caminó.

Al coro de "cañón corto, cañón corto", se despidió Hans llorando, gimiendo y como al descuido, nos mostraba lo bien equipado que estaba cuando tenía 2 años, solo que tuvo algunos problemas de crecimiento muy localizados, lo que no le impide mostrarse con orgulloso glamour.

Aún nos preguntamos para que era a biblia que pudo haber usado para no pasar pena, pero bueno, son efectos colaterales de la línea blanca.

Para Globoterror sin dar crédito ( mi contado) a lo que vieron estos ojos.

Hans Wuerich mostró al mundo el calibre de los argumentos de la oposición pacífica
Promedio: 5 (8 votos)