Monitoreo de Globoterror revela que los escuálidos decentes se niegan a pagar precio ridículamente justo