Almagro reúne treinta ex-presidentes y reta a los actuales presidentes de países de la la OEA al juego de la soga